Tu Carro

Cómo controlar el estrés

Cómo controlar el estrés

¿Qué es el estrés?

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede ser causado por situaciones o pensamientos que te hagan sentir frustración, rabia o nervio. El estrés es la reacción del cerebro y cuerpo a un desafío o demanda.

Todos vivimos situaciones que nos causan estrés de vez en cuando.

Existen diferentes tipos de estrés. Puede ser a corto o largo plazo. Puede ser causado por algo que sucede una vez o algo que ocurre repetidas veces.

Es importante entender que el estrés no siempre es malo. Hay situaciones donde el estrés nos hace reaccionar y movilizarnos para evitar situaciones de peligro o para cumplir con desafíos de la forma esperada.

Así como podemos reconocer situaciones en que el estrés es de ayuda, lamentablemente mayores son las situaciones en que el estrés puede significar una amenaza a la salud. De ahí la importancia de aprender a reconocerlo y manejarlo con distintas técnicas y prácticas en el día a día.

¿Cómo puede dañar mi salud?

Todos respondemos de distinta forma a la situaciones de estrés, por lo que los síntomas y consecuencias no siempre serán los mismos para todos.

Entendiendo que hay un estrés de corto plazo, que se gatilla de forma más reactiva, cuando tenemos una fecha límite de entrega o frente a algún evento particular el que más debe preocuparnos es el estrés de largo plazo.

Si durante mucho tiempo te sientes atrapado en una situación de estrés que no logras resolver, probablemente notarás alguno de estos síntomas:

  • Enfermarse con más frecuencia de lo habitual, ya que se debilita la capacidad del cuerpo para combatir los gérmenes.
  • Problemas de estómago o dificultad para digerir los alimentos.
  • Problemas para dormir.
  • Tener dolores de cabeza.
  • Sentirse triste, enojado o molesto con facilidad

Cuando el estrés continúa de forma permanente, el cuerpo actúa como si siempre estuviera en peligro.
En esos casos la tensión puede influir en el desarrollo de problemas de salud más graves como:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Enfermedades del corazón
  • Presión arterial alta
  • Diabetes (nivel alto de azúcar en sangre)

Entonces
¿Qué podemos hacer para controlar el estrés?

Existen distintas prácticas que podemos incorporar en la vida cotidiana para manejar mejor las situaciones de estrés y evitar que éstas se mantenga de forma permanente en nuestro cuerpo y mente.

Dentro de las prácticas más importantes están el yoga, el deporte y la meditación.

Estas actividades te pueden ayudar a tomar más consciencia y estar más atento al momento presente.

La práctica de Yoga

El yoga es una práctica que combina cuerpo y mente, se considera uno de los muchos tipos de enfoques complementarios e integradores de la salud y combina disciplinas físicas y mentales que pueden ayudar a alcanzar tranquilidad en el cuerpo y la mente. Todo esto puede ayudarte a relajar y a controlar tanto el estrés como la ansiedad.

El yoga tiene muchos estilos, formas e intensidades. El hatha yoga, en especial, puede ser una buena opción para controlar el estrés. El hatha es uno de los estilos de yoga más comunes y, posiblemente, a los principiantes les gusta su ritmo más lento y movimientos más sencillos.

Beneficios del yoga para la salud

Los posibles beneficios del yoga para la salud son:

  • Reducción del estrés. Varios estudios han demostrado que el yoga ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad, además de mejorar el estado de ánimo y la sensación general de bienestar.
  • Mejor estado físico. Practicar yoga puede llevar a tener mejor equilibrio, flexibilidad, amplitud de movimiento y fuerza.
  • Tratamiento de afecciones crónicas. El yoga ayuda a disminuir los factores de riesgo para enfermedades crónicas, como enfermedad cardíaca y presión arterial alta. Puede también ayudar a aliviar afecciones crónicas como depresión, dolor, ansiedad e insomnio.

El deporte

La realización ejercicio o movimiento físico es un gran regulador del bienestar psicofísico y emocional.

Puede ayudarnos en aumentar la confianza en uno mismo, mejorar el estado de ánimo, relajarte. Hacer ejercicio también puede mejorar tu sueño, que a menudo se ve interrumpido por el estrés, la depresión y la ansiedad.

Físicamente al practicar deporte se produce una secreción de endorfinas, más concretamente de la serotonina, la hormona que se encarga de hacernos sentir más felices y relajados.

Psicológicamente estar ocupados en la actividad física nos distrae de los pensamientos que nos generan estrés.

La meditación

La práctica de meditar es una herramienta eficaz para resolver los problemas diarios y un método autocurativo que nos estabiliza en tiempos turbulentos, nos ayuda a superar los desafíos y sirve especialmente en momentos de emergencia.

Con la meditación conseguimos «distanciarnos mentalmente», lo que nos permite centrar la atención en la consciencia del presente y no de los problemas que no suceden aún, obteniendo una perspectiva distinta de las situaciones en las que nos encontramos.

Hoy existen diferentes técnicas y ejercicios que pueden utilizados por niños y adultos, además no es necesario ser un experto para aprovechar sus beneficios, entre los que se encuentran el control del estrés, aumentar la capacidad de concentración y memoria, así como desarrollar inteligencia emocional.

Recomendación para ganarle al estrés

Incorporar cualquiera de estas prácticas puede ayudarte a enfrentar de mejor forma situaciones puntuales de estrés, como también estados más avanzados de estrés presente en tu cuerpo y mente.

Lo mejor es que al integrar alguna de estas actividades la que sea no signifique un estrés más en tu vida. No es necesario intentar hacer deporte, yoga y meditación todos los días. Tampoco te pongas un nivel de exigencia altísimo que no puedas cumplir.

Lo más importante es comenzar. Una vez que comiences dale prioridad a disfrutar de la práctica y a realizarla de forma constante. Es mejor que puedas hacerlo unos pocos minutos cada día a que mucho tiempo de una sola vez.

Encuentra un espacio en tu día a día, haz de tu práctica una rutina permanente y de a poco irás viendo como beneficia tanto tu salud mental como física.

Estos productos te podrían interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.